lunes, enero 16, 2006

Suave, como partir un trozo de algodón

Hace tiempo escribí un comentario titulado "¿Por qué hablamos tanto del discurso de Steve Jobs?", en el que reflexionaba sobre la importancia de estar satisfechos con lo que hacemos, desde el punto de vista personal y profesional. Y hoy le estoy volviendo a dar vueltas al tema tras leer el post de Martínez "Gokurosama", del que me quedaría con un fragmento muy bueno (aunque recomiendo leerlo entero):

"...porque cambiando de empleo o emprendiendo tu propio proyecto no cambian realmente los “límites”: sigues trabajando en tu propia obra. Y aunque decidas no cambiar de ocupación, no por ello no debes volcarte en “mejorar”, que no sería necesariamente formarte o ascender, sino simplemente, aprender a hacer lo mejor posible el servicio que puedes aportar, hasta lograrlo sin esfuerzo, o casi, con una pasión tranquila, y sobre todo, no renunciando a que tu jornada laboral forme parte de tu vida."


Y es que hay personas que se esfuerzan en hacer su trabajo lo mejor posible, en vez de huir de él. Hay personas que disfrutan de lo que hacen en lugar de intentar estar todo el rato escaqueándose. Esas personas son las que logran aportar un granito de arena a que nuestras vidas sean más fáciles, como clientes, como compañeros, como jefes y como suburdinados. Cuando pienso en esto me viene siempre una imagen a la cabeza, las dos formas de partir algodón:

Si tiras con fuerza para separar un trozo del otro será muy complicado romperlo, pero si lo haces suavemente, los trozos se separarán de forma completamente limpia.

Lo primero se hace con rabia, con ganas de eliminar esa tarea lo antes posible, aunque no consigamos el tamaño ni la forma adecuada. Sin embargo, lo segundo se hace con suavidad, con cariño, y buscando el resultado adecuado a nuestra necesidad.

A mí me maravilla la gente que saber partir su algodon suavemente, sea un compañero, un jefe, un conserje, un fontanero, un vendedor, un repartidor, un camarero...

Con esto no quiero decir que no debamos elegir qué algodón hemos de partir, sino que siempre que tengamos uno delante, intentemos aprender a hacerlo mejor.

Technorati Tags | ,

2 comentarios:

Telémaco dijo...

La prueba del algodón. Muy bueno Gonzalo.

Gonzalo G. Cotorruelo dijo...

Tenía que haberle puesto ese título al post... la verdad es que es mucho mejor!!!