jueves, diciembre 29, 2005

¿Dónde está el largo plazo?

Muchas veces hablamos sobre lo complicado que resulta centrarse en el largo plazo en el día a día empresarial. El largo plazo es más difícil de valorar a corto porque lo que no podemos hacer es diferir nuestra ingesta de garbanzos hasta que llegue el largo plazo... tenemos que comer todos los días.

Pero ¿qué es el largo plazo? Según nos lo explicaban en la carrera, el L.P. (así se ponía en las gráficas de Microeconomía) es aquello que ocurrirá dentro de cinco años, en el momento en el que podremos alterar nuestros recursos fijos para cambiar la estructura de nuestra organización y comenzar a hacer cosas diferentes (abrir más fábricas, contratar a más personas...). pero esta definición carece prácticamente de valor hoy en día. Ahora cada vez hay más "variables" en la composición de las compañías, desde los sueldos hasta lo que podemos producir (lo encargamos a China y ya está). Hoy es una locura pensar que una compañía no puede en un año cambiar radicalmente (bueno, si es un monstruo, démosle un par de años).

¿Qué pasa con el largo plazo y el tiempo que debe dedicarse al desarrollo futuro de las compañías? Desde mi punto de vista, el L.P. es cada vez más corto, y por ello hay que dedicarle más tiempo y recursos.

Technorati Tags | ,

2 comentarios:

Javier (trackrecord) dijo...

"L.P. es cada vez más corto, y por ello hay que dedicarle más tiempo y recursos."

La verdad es que no puedo estar mas de acuerdo, actualmente y cada vez mas se busca la inmediatez de las cosas, en todo, se exige a mastodontes como Microsoft, General Motors, Exxon, Telefónica, etc. cambios cada vez más ágiles y quiebros de cintura que rara empresa que no sea una ‘puntocom’ tipo Google o Yahoo! pueda hacer con cierta facilidad,... y ya llevándolo a mi terreno: lo que en una inversión normal en mercado de contado (acciones) según los cánones puede ser largo plazo a partir de uno o dos años vista, medio plazo el objetivo inferior a un año y corto plazo semanas o como mucho un par de meses; en mi terreno (futuros) el largo plazo son márgenes de 15 días a un mes (rara vez alcanzado), el medio plazo trades de días, el corto plazo cerrar los negocios en el día, y ya el ultracorto (que yo no práctico) puede ser abrir una posición o poner una orden tipo stop a las 14:29 y salirse al primer vaivén a las 14:31 del dato macro USA... estamos/están locos estos romanos ;)

Un saludo.

Gonzalo G. Cotorruelo dijo...

Javier, muy buena comparación la que propones con las acciones y los futuros. Quizás cada vez los consumidores, que somos los que hemos creado todo este follón de entorno, cada vez cambiamos más rápido de preferencias... tanto que nos parecemos a los mercados financieros ;-)