jueves, septiembre 22, 2005

Democratizando relaciones comerciales dentro de la empresa

La idea surge a partir de un "concurso de ideas"... La verdad es que personalmente no creo demasiado en ellos, de hecho ya di mi opinión sobre estas cosas en un post muy recomendable del Sr. Martínez, pero como distracción es curioso pensar en ser "reina por un día".

El caso es que el otro día hablando con unos amigos surgió la idea de juntar el concepto de redes sociales con la identificacion de oportunidades de negocio para las compañías. La verdad es que el tema está bastante verde porque hablamos de él durante unos diez minutos, pero a mí me llamó bastante la atención.

Normalmente, la identificación y captación de negocio en las empresas está en manos de los comerciales (o personas que tengan parte de responsabilidad de este tipo), y al fin y al cabo todos los miembros de una compañía son capaces de identificar posibles negocios (tanto a simple vista como hablando con amigos y conocidos). ¿Qué pasaría entonces si todos los empleados pudieran proponer negocios potenciales, que en caso de ser captados fueran objeto de recompensa económica? La empresa tendría más comerciales que nunca!!!

Está claro que hay resistencias bastante importantes, como la de los propios comerciales (aunque la labor de éstos debería ser la de filtro y captación de la oportunidad), la de los propios empleados (que podría ser salvada si la atribución de la oportunidad fuera perfecta), la de los jefes de aquellos que se pasasen el día buscando oportunidades en vez de haciendo sus labores habituales...

Sí, hay muchas cosas que solucionar, pero el concepto me parece interesante (tanto que seguro que eso ya se está haciendo por ahí en alguna compañía).

2 comentarios:

Telémaco dijo...

Hace un par de años, yo personalmente le propuse una idea de negocio a la dirección de mi empresa.
Como contestación recibí un e-mail que decía algo que no recuerdo, pero que no contenía la palabra "gracias".

Me parece interesante lo que propones, pero habría que cambiar muchas cosas en nuestra cultura empresarial. Para que sea posible llevarla a la práctica harían falta grandes dosis de humildad, valor no demasiado extendido, salvo honrosas excepciones, entre las cúpulas de las empresas.

Gonzalo G. Cotorruelo dijo...

Gracias por el comentario, Telémaco5.

Curioso que la respuesta que te dieron no incluyera la palabra "Gracias"... hace pensar en la mentalidad del que escribió el mail.

Efectivamente, hay que cambiar muchas cosas en las empresas para la adopción de ideas que no sean del tipo de "poner donuts en la vending". El problema está en que las compañías con gran resistencia al cambio, algo que se refleja muy bien cuando no se fomenta la creatividad y la innovación, son poco interesantes desde el punto de vista laboral... al menos desde mi perspectiva.

Al final, una organización que no sabe aprovechar la cratividad y las ideas, será una resistente al cambio que no sabrá crear su propio futuro e irá corriendo detrás de la competencia.