lunes, diciembre 26, 2005

Just a little bit... just a little bit

Mario, de Nodos en la Red ha escrito un post con el que no podría estar más de acuerdo (aunque la verdad es que no es algo poco usual). En él habla sobre lo que los empleados quieren de sus empresas, lo que más valoran, lo que constituye, en el fondo, la base de toda relación: el RESPETO.

Hace unos días escribia en EBS un artículo sobre las claves del liderezgo de Jeff Immelt, y mencionaba una que tiene mucho que ver con este tema: hay que dejar que las personas encuentren las soluciones a los problemas, aunque "el jefe" ya tenga una en mente. Porque ¿quién asegura que la mejor solución es la que proviene de la mente del que tiene más experiencia? ¿quién se sentirá valorado en un entorno en el que su margen de actuación está limitado a la ejecución, quedando relegado de la búsqueda de la solución?

Al final, como dice Mario, el respeto es la base de toda relación humana, y el mayor concentrador de las mismas (por horas, e incluso muchas veces por intensidad de la conviviencia) es nuestro trabajo. Seguro que todos hemos visto muchas situaciones en las que el respeto básico a las personas y a sus capacidades se vulnera. Sea cual sea el motivo - herencia del pasado, incapacidad de liderar personas en vez de tareas, o falta de educación - la ausencia de respeto mata a las organizaciones.

Las personas no son recursos... son personas.

Esa frase no me cansaré de repetirla hasta que deje de oir "me hace falta un recurso para este proyecto". Es como decir que necesitas un medio de transporte para llevar las alas de un A380... no vale con un transporte cualquiera, no vale un Seat Ibiza, no vale una Kangoo, necesitas un trailer de "n" metros, con una capacidad de carga tremenda, el depósito lleno y SORPRESA: una persona que sepa conducir ese tipo de vehículos, con ganas de pasarse tres meses en la carretera y responsable. El recurso es el trailer, y lo que hace falta para que el recurso llegue a buen puerto es una persona.

En ámbito de la consultoría, los recursos son los portátiles, los bolígrafos y las hojas de papel. Lo demás lo consiguen las personas, y si se les llama recusos ¿qué valor diferencial se querrá aportar con ellos? ¿es mismo que con los boígrafos?

8 comentarios:

Julen dijo...

En una presentación dentro de un proyecto de cambio en la Universidad con la que colaboro, Luxio Ugarte me explicaba por qué teníamos que utilizar esta palabra: "respeto" (frente a "tolerancia").
Respeto, según Luxio, partía de la igualdad (dos personas se respetan desde el mismo plano), mientras que tolerancia parte de la desigualdad (alguien es tolerante "con" mostrando una situación inicial de supremacía.
De todas formas, quizá es que en la mayor parte de las empresas, el factor "ganar pasta" arrasa y hace perder el norte en cuestiones de esta índole. Las personas aparecen como un "recurso" porque resultan inversamente proporcionales a los beneficios. Más personas, menos resultados. Así que, o cambiamos las reglas del juego, o las personas van a seguir siendo "recursos" humanos por los siglos de los siglos.
¿Cómo llegamos a una relación amable entre personas y organizaciones?

Andres dijo...

Eso es algo que he dicho desde que puse en marcha mi proyecto.

Creo que las palabras son importantes y mientras RRHH siga denominándose así, es que algo falla.

En alguna ocasión he escrito en mi blog que el carbon, el petroleo o la madera son recursos, las personas NO.

Una vez más, tengo que estar de acuerdo contigo

ClawGrip dijo...

Es con el trabajo de las personas que se pase de decir "Necesito un recurso para mi proyecto" a "Necesito a Cotorruelo para mi proyecto". Si eres "uno cualquiera" eres un recurso más, y el paso de una situacón a otra se lo tiene que currar cada uno. No caigamos en el error de quejarnos por vicio...

Gonzalo G. Cotorruelo dijo...

Clawgrip, yo creo que el problema viene cuando se puede decir eso de "un recurso más". Evidentemente, cuanto mejor hayas sido en los proyectos, más privilegiada será tu posición en la mente de quien elige al equipo. Pero para mí sigue fallando cuando decimos "necesito un recurso, mírame a ver si fulanito está libre".

Creo que, como bien dice Julen, asociamos recurso a algo que nos hace ganar menos pasta, en vez de algo que potenciará nuestros resultados. Recurso=gasto, cuando en realidad, las personas en las empresas de conocimiento son una inversión. ¿Cómo funcionará una persona que se le manda al extranjero sin que tenga ninguna gana de ello? ¿cómo funcionará una persona que quiere diseñar barcos haciendo definiendo un M&A?
La decisión de seleccionar a una u otra persona sin tener en cuenta más que sus horas y costes sólo deriva en pérdidas para los proyectos.

Andrés, creo que tienes razón en el tema de la denominación de RRHH. Conozco ya alguna empresa en la que esto ha cambiado (como Boston Consulting Group, que tiene una People Manager). Pero también he conocido casos de directivos que quisieron cambiar el nombre de su departamento, y viendo los costes asociados, prefirieron actuar en consecuencia. Yo creo que el paso fundamental está en la mente de las personas.

Ford decía que el problema de las personas es que sus brazos venían acompañados de cerebros. Esa visión de trabajo en cadena era de la que ha surgido el llamar recursos a las personas. Pero en el mundo y entorno empresarial de hoy en día, es lamentable ver que hay gente que piensa como entonces.

Carlos Herreros dijo...

Este comentario de Gonzalo me evoca una afirmación de Maturana. Todos los humanos somos igualmente inteligentes( porque todos tenemos la complejidad cerebral que implica el lenguaje) y que lo que nos hace diferentes en este aspecto son las emociones. Y entre las positivas,que amplían la inteligencia(las negativas la disminuye), cita Maturana al amor ,entendido no como una relación íntima sino como la actuación de que el otro es relevante para nosotros. De la misma forma que si paseamos por el bosque y vemos un pequeño animal. Si le rodeamos y no le dañamos, el animal es relevante para el paseante.¿Quién y cómo es relevante en las empresas?. Otro dia podríamos hablar de los grupos de poder en las empresas ( Core Groups que así se llama el libro de Art Kleiner)

Gonzalo G. Cotorruelo dijo...

Carlos, genial comentario. Tienes toda la razón: ¿quién es relevante para las empresas?... esa es la gran pregunta.

Àlex dijo...

Que gran clásico! Llevo años luchando por la muerte del "recurso", pero no hay manera tu... los proyectos son "mogollón de recursos" y siempre, con "unos recursos más" lo hubiéramos terminado en la fecha.

Algún día las personas serán personas, y los bolígrafos, serán bolígrafos, de momento, en muchos sitios somos todos recursos...

Gonzalo G. Cotorruelo dijo...

Algún día lo conseguiremos ;-)